Tips para manejar en la lluvia

Unas décadas atrás, la época de lluvias era muy específica. Sin embargo, hoy en día se adelanta o atrasa, sin mencionar que a veces nos sorprenden chubascos inimaginables. Mucha gente no piensa que manejar en la lluvia sea diferente a manejar en un día soleado. Sin embargo, hay muchos factores que representan un peligro al conducir en estas condiciones. Por eso, te damos algunos consejos al respecto.

Antes de salir

Antes de emprender el camino, revisa lo siguiente. De esta manera reducirás los elementos de riesgo al manejar en la lluvia.

  • Frenos: Los frenos pierden efectividad cuando se mojan. Revisa que estén en buen estado.
  • Llantas: Los surcos y marcas en las llantas están diseñados para canalizar el agua del pavimento y aumentar la tracción. Si las llantas están desgastadas, el agua reducirá considerablemente su adherencia al pavimento.
  • Batería: Prender los limpiadores, el aire acondicionado y las luces le da trabajo extra a la batería. Antes de salir revisa que no esté descargada y funcione bien.
  • Luces: Las luces te ayudan a ver el camino y a avisarle a los demás sobre tu presencia. El agua puede filtrarse y dañarlas. Cuida que todas las luces, tanto traseras como frontales, funcionen correctamente y no estén empañadas.
  • Parabrisas:  Las plumas de los limpiaparabrisas se ensucian y secan, lo que hace que ya no remuevan el agua correctamente. Por eso, es recomendable cambiarlos cada año.

Al manejar

El estilo de manejo debería ser diferente en diferentes condiciones (carretera, lluvia, ciudad). Por ejemplo, en lugares muy soleados, los reflejos pueden ser un peligro al causar haces de luz que distraen o ciegan momentáneamente a otros conductores. En el caso de la lluvia, la visibilidad se reduce, la tracción de las llantas disminuye y aumenta la distancia de frenado. Asimismo, la lluvia puede tapar baches o huecos en el camino, haciéndolos invisibles a algunos conductores descuidados. Es por eso que cuando haya lluvia fuerte:

Utiliza las luces correctas

Con lluvia muy fuerte debes prender tus luces de cruce o altas. Y en caso de que la visibilidad sea muy pobre (menos de 100 m) debes prender las luces para neblina.

Ajusta tu estilo de manejo

Al manejar en la lluvia, toda tu atención debe estar en el camino. Considera que, en la lluvia un auto necesita el doble de espacio para detenerse. Por eso, lo mejor es que dejes una mayor distancia entre tu auto y el de adelante.

Por otro lado, debes evitar volanteos o frenados bruscos pues al hacer esto aumentas la posibilidad de perder el control y derrapar. Asimismo, considera que los autos más grandes levantan más agua al avanzar. Si vas a pasar a lado de uno, aumenta la velocidad de tus limpiadores. Finalmente, si otro auto está muy cerca o maneja agresivamente, déjalo pasar para evitar accidentes.

Si tu auto derrapa

Cuando un auto derrapa significa que hay una capa de agua entre la llanta y el pavimento. En este caso, las llantas pierden la tracción y el conductor pierde el control de la dirección del auto. Si esto te sucede, no frenes. En lugar de eso, retira el pie del acelerador lentamente y permite que el auto desacelere por si solo. Mantén el volante en la dirección del camino. Paulatinamente, las llantas entrarán en contacto con el pavimento y recuperarás el control del auto.

Leave a Comment

Scroll to Top