Checa tu auto antes de salir de vacaciones

Si estás planeando salir de vacaciones en auto, es mejor prevenir y revisar algunos puntos. Una pequeña revisión a los niveles puede evitarte sorpresas indeseadas en cualquier situación. Rellenar los consumibles, comprobar la presión de las ruedas o la posición de las luces está en tu mano para conservar tu coche en perfecto estado.

Si no quieres que nada (al menos nada relacionado con tu coche) te amargue las vacaciones, es fundamental que hagas una puesta a punto antes de salir de viaje. Repasamos los 10 puntos que debes revisar:

  1. Nivel de aceite

Es muy importante comprobar la cantidad y calidad del lubricante después de los rigores del invierno, porque con las heladas el circuito se ha contraído varias veces y al circular en tráfico lento el coche consume más aceite de lo normal.

Los fabricantes nos lo ponen fácil al indicar con dos rayas o puntos los niveles máximo y mínimo. Esta medición se debe hacer siempre con el motor en frío. De lo contrario, siempre parece que hay demasiado aceite en el circuito.

  1. Anticongelante

El nivel de anticongelante también es importante, aunque no haga frío. No hace falta quitar el tapón, porque el vaso de expansión tiene un nivel indicador que suele ser translúcido. Si sospechas que puede haber una fuga, lo mejor es comprar un líquido fluorescente de color amarillo. Resalta mucho en el suelo si cae por algún sitio.

  1. Liquido del parabrisas

El líquido más importante de los contenidos en el coche es el que hay en el depósito de los limpiabrisas. También presta atención también al estado de los limpiabrisas.

  1. Luces

Si algún conductor te ha dado las largas sin saber por qué, quizá sea porque están mal reguladas. Esta es una operación necesaria cada cierto tiempo y con el regloscopio y un destornillador corregirás cualquier defecto en unos segundos. No olvides la puesta a punto del sistema de luces. Tu serguridad en la vía depende de ello.

  1. Líquido de frenos

Basta con pisar a fondo el pedal de freno y ver si baja el nivel del vaso de expansión. Así se comprueba que el sistema conserva su presión óptima.

  1. Neumáticos

Debes comprobar tanto su estado como el equilibrado. Para valorar el grado de desgaste de las cubiertas suelen llevar indicadores en la banda de rodadura, si están a ras del testigo es hora de cambiarlos, lo mismo que si este es inferior a 3 mm

También debes revisar que los neumáticos no tengan cortes, abolladuras, perforaciones, ni un desgaste irregular. Si las cuatro ‘gomas’ no están bien equilibaradas, notarás ruidos, botes y que el volante vibra a velocidad media-alta.

Recuerda, por último, confirmar que la presión es adecuada a lo que marca el fabricante. En el pilar B del coche -junto al asiento del conductor- suelen estar indicadas las presiones idóneas según la carga del vehículo. Esta operación también se hace en frío.

  1. Batería

Si ves que sale líquido de la batería, debes cambiarla y revisar el alternador. Además, tienes que procurar mantener limpios los bornes y desechar la batería si alguno presenta un aspecto extraño (oxidado, rugoso…).

  1. Suspensión, encendido e inyección

Los chirridos, ruidos y el chirrido de las piezas, así como el balanceo de la carrocería en las curvas (cuando decimos que parece un barco), son síntomas del mal estado de la suspensión. Si el coche tarda en arrancar, el problema puede estar en el encendido o la inyección.

 

  1. Caja de refacciones completa

Comprueba que llevas todo lo obligatorio y que está en buen estado: llanta de refaccción (mira la presión y el dibujo del mismo modo que lo has hecho en las otras cuatro), chaleco reflectante, gato, llave y triángulos de emergencia, cables para pasar corriente.

 

10.Bujías, cables y filtros

El fabricante indica los plazos de revisión de los cables y los filtros. Respecto a las bujías, ten en cuenta que si están sucias pueden ocasionar problemas en el arranque y elevar el consumo de combustible.

Leave a Comment

Scroll to Top